Bandera Castilla y León. Elecciones Generales 28A

Castilla y León, la “España vaciada” ante las elecciones del #28A

Castilla y León, la “España vaciada” ante las elecciones del #28A

Castilla y León pone de manifiesto dos ideas para estas elecciones; que los partidos políticos que aspiren a gobernar tras el 28-A deben ser conscientes de la diversidad existente entre los diferentes territorios que componen España; y que dicha diversidad obliga a buscar soluciones complejas ante realidades difíciles de abordar.

La despoblación es una de esas realidades, que hace de Castilla y León la Comunidad con menos densidad de población de España, cuenta con 200 mil habitantes menos que hace 40 años y sigue liderando los ránkings de pérdida de habitantes año tras año.

La España rural, presenta aquí su mayor exponente con un 37 % de población no urbana, siendo la Comunidad con mayor número de localidades que no llegan a los mil vecinos.

Es por ello que los grandes temas que centran esta campaña, quedan muy lejos de ser los que afectan al territorio más extenso de España – casi un quinto de la superficie total del país-  y que poco a poco va perdiendo no solo población, sino actividad económica y un futuro para sus habitantes.

Parece que, por fin, la política ha puesto el foco en esta olvidada realidad para intentar articular soluciones para sus habitantes y que Castilla y León pueda en un futuro dejar de denominarse ´la España vacía’.

Castilla-y-León.-Elecciones-Generales-28A-Bloques-ideológicos

Por lo que respecta al bloque ideológico de la derecha, Pablo Casado no parece estar dispuesto a ceder ni un milímetro en la dura pugna por uno de los grandes bastiones de la derecha española. El líder palentino, está intentando hacer valer su condición de local y ha conseguido colocar el “sold out” en varios de sus mítines, es consciente de que su futuro político depende en buena medida de que consiga resistir con éxito el asedio de Vox y Ciudadanos a este fortín conservador, tradicional caladero de votos del partido de la gaviota.

Para ejemplificar la privilegiada posición de la que ha disfrutado el PP en esta Comunidad Autónoma basta con recordar que, desde su fundación allá por 1989, ostenta el honor de haber sido la fuerza más votada en la región en todas las elecciones generales celebradas hasta la fecha, y que obtuvo una rotunda victoria en los comicios de 2016 en los que logró 18 de los 31 escaños en juego con lo que duplicó el resultado del Partido Socialista, que se quedó en nueve.

Los cuatro diputados restantes se los repartieron entre Podemos (3) y Ciudadanos (1), que veía como su buen resultado de diciembre de 2015 quedaba ensombrecido en apenas seis meses y que sirve para ilustrar lo complicado que es para los nuevos partidos hacerse un hueco en un lugar poco dado al cambio.

Abundando en el momento actual de la atomizada derecha  española, nos encontramos con que, la historia parece repetirse para la formación naranja. El controvertido nombramiento de Silvia Clemente desde Madrid y el posterior ‘pucherazo telemático’ en las primarias que acabó dando la victoria a Francisco Igea, unido al hecho de que Ciudadanos parece conectar más con el electorado de las grandes ciudades que con la autodenominada España vacía ha provocado que el partido liderado por Albert Rivera centre sus esfuerzos en otras comunidades autónomas y de prácticamente por perdida esta plaza. Esa fuga de votos está suponiendo que Vox crezca con fuerza y tenga posibilidades de obtener representación en Valladolid, Burgos, Salamanca y León.

Castilla y León. Elecciones Generales 28A- Claves

En el bloque ideológico de la izquierda la poca o nula presencia de los líderes de una y otra formación durante la campaña en tierras castellanoleonesas deja claras dudas de las posibilidades de cambiar el sentido de voto a los electores en estos frenéticos días. Unidas Podemos estará cerca de perder toda la representación en la región, tal cual le pasó a Ciudadanos de 2015 a 2016.

La actual Ministra de Defensa, Margarita Robles será cabeza de lista de los socialistas, por Ávila; el resto de candidaturas queda en manos de los líderes regionales del PSOE que tratarán de atraer el voto de izquierdas, y recuperar los casi 300 mil votos perdidos en los últimos diez años, casi la mitad de los apoyos.

Analizando las circunscripciones de menor a mayor según el número de escaños que aportan, en Soria, desbancar a los dos partidos con más arraigo es prácticamente imposible, lo que se traduce en que los dos diputados que salen de aquí serán repartidos a partes iguales entre socialistas y populares.

En Ávila, lugar donde Casado obtuvo su escaño para la legislatura que toca a su fin estos días, el Partido Popular sigue siendo la formación con más tirón lo que les llevará a obtener dos de los tres diputados en liza. El tercer escaño será casi con toda seguridad para un PSOE que mantiene una ventaja suficiente con el resto de partidos. E idéntico resultado se dará que en Zamora y Palencia, donde VOX y C’s están lejos de los partidos tradicionales. Por último, en Segovia, Ciudadanos si parece tener asegurado un escaño en detrimento de los de Génova, lo que provocará un triple empate a un diputado entre socialistas, liberales y conservadores.

En las cuatro provincias que reparten 3 diputados, Ávila, Zamora, Palencia y Segovia, y que tradicionalmente ha sido un 2-1 para el bloque ideológico de la derecha, en estas elecciones y por primera vez, el PSOE podría obtener hasta 8 diputados en dichas provincias. Para ello se deben dar dos condiciones que actualmente son posibles: que el PSOE sea el partido más votado en dichas circunscripciones, y que doble en votos a la tercera fuerza política. Nada de esto puede ocurrir con una participación inferior al 75 por ciento.

Castilla y León. Elecciones Generales 28A- Estudio escaños

En los lugares de los que salen cuatro representantes existe una mayor incertidumbre si cabe ya que el último escaño está muy disputado en todos ellos. En León y Burgos, donde Unidas Podemos obtuvo representación en 2016, lo más factible es que ese escaño vuelva a manos socialistas y que con ello se de un reparto equitativo, obteniendo PSOE y PP dos diputados cada uno.

Lo mismo ocurre en Salamanca, donde la formación ultraconservadora entrará de lleno en la pelea disputando el último diputado en juego con los de Ferraz. Finalmente, en Valladolid, donde el buen trabajo en la alcaldía de Oscar Puente debe hacerse notar, es la única circunscripción que aporta cinco escaños y que depara una victoria socialista -dos diputados- y un empate a tres bandas entre los tres partidos de derechas.

El PP podría dejar de ser el partido más votado y representado en Castilla y León, dado que al igual que el PSOE estará cerca del medio millón de apoyos. El reparto de escaños entre bloques volverá a ser similar al resultado de las elecciones de 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *